Slide # 5

Guardianes de la Galaxia Vol.2

Una comedia con fondo superheroico Leer más

Slide # 4

Man Vs Snaket

¿Un récord "chorra" más?. Leer más

Slide # 3

Sneaky Pete

Cine de gángsters mezclado con cine de atracos, en formato serie. Leer más

Slide # 2

Misión Imposible: Nación Secreta

Pocos gadgets, sosa acción, y sin embargo, un tramo final que deja con sensación de agrado. Leer más

Slide # 1

Intocable

Un éxito brutal pero..., ¿acaso fue perfecta?. Leer más

martes, 8 de octubre de 2013

'Robocop', un clásico muy disfrutable


- Esta crítica puede contener spoilers - 
1: Cumplir mi deber público
2: Proteger a los inocentes
3: Hacer valer las leyes.
Mandato 4: [Secreto]

Opera prima americana de Paul Verhoeven, quien con apenas seis meses en tierras yanquis se vio sobrepasado por el rodaje, llegando a caer enfermo en numerosas ocasiones. Y no es para menos, debía lidiar con una cultura totalmente nueva donde encajar su inconfundible sello, pleno en sexo y violencia sin tapujos ni pretextos. Además, debía desenvolverse en un proyecto que por primera vez para él, estaría plagado de efectos especiales, a pesar no obstante de contar con un presupuesto ajustado de unos 13 millones de dólares (recaudó más de 50 solo en USA).

Robocop arranca con el brutal asesinato de un agente policial durante su primera patrulla, secuencia censurada en su versión cinematográfica en pos de la calificación por edades. Dicho suceso, coincide en el tiempo con el inicio de un programa militar de aspiraciones políticas, se pretende privatizar el cuerpo policial (me suena ese afán privatizador), y que concluye con la puesta en marcha de un cuerpo de policía robótico. Será así como asistamos a la muerte de Murphy, vemos como los pasajes de su vida se alejan al entrar al hospital, y al nacimiento de Robocop. Un personaje del que temían pudiera resultar ridículo a primera vista, ideando por ello una presentación fragmentada que preparara de manera paulatina al espectador para esa caracterización tan tosca, icónica a día de hoy. Primero aparece a través de una mampara de cristal, posteriormente de espaldas y a continuación a través de una vaya donde aparece sentado, un acercamiento que permite la asimilación gradual del espectador hacía el protagonista del metraje.


El metódico y efectivo proceder empleado para resolver un secuestro en manos del corrompido alcalde de turno (de nuevo me suena), pone de manifiesto el éxito de Bob Morton (Miguel Ferrer), padre y líder del programa Robocop. El cual, condena al ostracismo el titánico proyecto del ambicioso Dick Jones (Ronny Cox), quien tratará de eliminar la competencia y demostrar su supremacía desatando el terror en las calles por medio del mecenazgo de un grupo criminal que por momentos recuerda a la saga Mad Max (George Miller). Dibujado el plantel, queda en la memoria por siempre el de menor metraje, un imponente ED-209 de aspecto duro e inexpugnable que no alberga más que una beta, un bebe animado por stop-motion carente de conocimientos básicos, como puede ser descender unas escaleras.


Sin descanso en lo referente a la acción y los fuegos de artificio, el interés inicial centrado en la peculiaridad de sus personajes va decayendo según avanza la cinta, pues esta carece de entidad, no existe esa impulsividad candente y humana antojándose el argumento frío, metálico. Invaden entonces los recuerdos a un Robocop que aún sigue siendo Murphy, revive, compartimos su emoción, reiniciamos el sistema y volvemos a conectar con lo que se nos expone. Dejamos la lógica computerizada para volver al impetuoso actuar humano. La historia cobra un motivo y la venganza se antoja épica gracias a una BSO sobresaliente, mítica, una melodía que no deja caducar la película por mucho que sus efectos si lo hagan, transformándola en un clásico muy disfrutable del entretenimiento y la ficción científica

El duo protagonista esta formado por Peter Weller, obligado a ofrecer una interpretación muy física debido al pesado armatoste con el que se enfundaba cada día. Un papel al que accedió en parte gracias a su férrea mandíbula, pues consideraban que “sin una mandíbula marcada, Robocop parecería débil”. Como dato anecdótico es curioso imaginar a un Schwarzenegger protagonista, quien estuvo muy presente en las candidaturas y no fue seleccionado debido a su “halterofílica” corpulencia, la cual unida a la del propio traje iba a dar como resultado “el muñeco de Michelin”. A su lado figura una correcta Nancy Allen, valiente, de pelo corto, caracterizada con el objetivo de potenciar el compañerismo sin presentar el menor indicio de tensión sexual, incluso el chaleco antibalas es neutro de manera intencionada. Como antagonista, Kurtwood Smith ofrece los mayores matices dramáticos interpretando a el villano más terrenal, caracterizado a semejanza de las SS.


El éxito en taquilla supuso el pistoletazo de salida para una saga que no volvería a alcanzar niveles tan meritorior. Una saga que vuelve a la actualidad con su reinicio en 2014 en manos del brasileño José Padilha (‘Tropa de Élite, 2007’ y ‘Tropa de Élite 2, 2010’), del que se espera un gran trabajo capaz de igualar la crítica y épica que mostraron en 1987 Paul Verhoeven y Basil Poledourisy.

Valoraciones:

Personal: 7

Filmaffinity: 5,9
Metacritic: 8,3
Rottentomatoes: 7,7
IMDb: 7,5

¿TE HA PARECIDO INTERESANTE Y/O ÚTIL?

1 comentarios:

  1. Todo un clásico que, siempre que lo ponen, procuro ver. Me encanta el ED-209 y la muerte de Murphy sigue resultando espectacular.

    Nos leemos.

    ResponderEliminar